¡Embalar correctamente!

2020/04/28

¡Todo listo, cierra y vámonos!

Seguro que alguna vez has recibido paquetes abollados, aplastados o rasgados y te encuentras rezando para que el contenido esté en buenas condiciones. Esos contratiempos no siempre son culpa del repartidor, sino del uso de un embalaje incorrecto: embalajes de cartón demasiado grandes o finos o un acolchado insuficiente que no fija bien la mercancía dentro del paquete.

Probablemente ya sepas lo que es importante cuando se trata de materiales de embalaje y cómo puedes evitar el escenario anterior. Sin embargo, nos gustaría mostrarte en seis pasos importantes cómo embalar tus paquetes perfectamente para el viaje.

Pesar y embalar: cajas de cartón adecuadas

En primer lugar, deberías pesar la mercancía. Esto ahorra gastos de envío y otros costes, ya que la calidad de la caja de cartón puede ser menor si el contenido es ligero. Lo mismo ocurre con todo lo que no es frágil. En cambio, los artículos pesados y frágiles requieren un embalaje de cartón especialmente resistente y de varias capas, cuyo peso puede influir en los gastos de envío.

Con nuestras básculas compactas, de sobremesa, contadoras o de plataforma podrás saber con precisión cuántos miligramos pesa la mercancía expedida.

Dispón siempre en tus mesas de embalaje de una amplia gama de productos para embalar correctamente los más diversos objetos: cajas de cartón plegables, cajas para mudanzas, bolsas para envíos, etiquetas para cajas de cartón, etc.

2. Apoyar y proteger: el acolchado

¿Cuántos artículos deben ir en el paquete y cuán frágiles son? La respuesta determina el tipo y la cantidad de materiales de protección. Los artículos frágiles deben estar bien acolchados: con papel de burbujas y película de espuma, pero también con rollos de cartón ondulado y papel de embalaje. No debe permitirse que nada se deslice, para que ni la pared del paquete ni el resto de la mercancía que se envía sufra daños. Las redes de protección de superficies evitan los antiestéticos arañazos y abolladuras.

3. Empaquetar y embolsar: todo embolsado

¿El paquete contiene documentos u objetos delicados? Mételos en bolsas de plástico de burbujas o en bolsas de cierre a presión y quedarán bien protegidos. Las bolsas planas impiden que se extravíen las piezas pequeñas y que se doblen los documentos impresos. También ofrecemos bolsas para documentos donde poder guardar los albaranes.

4. Cerrar y pegar: cerrar la solapa, pegar la etiqueta, listo

El paquete completo se cierra con la cinta adhesiva adecuada en dispensador, con cola húmeda o con una grapadora. Las cintas de advertencia y las etiquetas son útiles para las mercancías delicadas.

5. Retractilar: la estabilidad lo es todo

Para garantizar que nada se deslice cuando hay varios paquetes en el palet, todo se envuelve firmemente con película retráctil utilizando una máquina o un dispensador manual. En caso de mercancías de gran tamaño sin caja de cartón, el film termorretráctil rodea y protege la mercancía en el palet. Las esquinas protectoras y las cantoneras de protección proporcionan una seguridad adicional.

6. Flejar y cargar: todo sobre ruedas

Mediante el flejado, la distribución del peso puede equilibrarse mejor durante la carga. Así, los daños en el transporte son menos probables, por mucho que los camiones o los contenedores provoquen sacudidas. En función del peso, el tamaño, el tipo y el lugar de almacenamiento de las mercancías enviadas, existen diferentes flejes, así como los aparatos tensores y precintadores respectivos. La gama de productos abarca desde el PP y el PET, pasando por los flejes textiles, de tela y de materiales compuestos, hasta los flejes de poliéster y de acero.

Te ofrecemos todo tipo de cintas, así como los aparatos tensores y precintadores correspondientes. También están disponibles en juegos.

Embalar como un profesional mg$

Contáctanos

Si tienes más preguntas, estamos a tu disposición de forma gratuita.