Cuñas para camiones y furgonetas: ¡aquí no se mueve nadie!



¿Apago el motor, pongo el freno de mano y el vehículo de transporte se queda quieto y seguro? El legislador tiene una opinión diferente y ha prescrito cuñas obligatorias en la logística del transporte. Con razón: cuando se cargan y descargan mercancías o en superficies especialmente irregulares, un vehículo se pone a rodar más rápido de lo que a uno le gustaría. Las cuñas son un remedio rápido y sencillo.



¿Cuáles y cuántas cuñas tengo que llevar conmigo?



Todos los vehículos con un peso total permitido de 4 toneladas o más deben llevar consigo cuñas. Por cada remolque de dos ejes de un peso igual o superior a 750 kg, deberán llevarse también cuñas. Un tractor de camión debe tener dos cuñas a bordo, y dos más por remolque o semirremolque.



En principio, el tamaño nominal de las cuñas debe ser adecuado para el diámetro de la rueda y deben ser fácilmente accesibles en un soporte previsto a tal efecto, pero al mismo tiempo estar firmemente ancladas. Encontrará información detallada en el artículo 41 del código de circulación alemán (StVZO).



Los camiones también se controlan de acuerdo con esta norma. Si se encuentran defectos en el material o en la cantidad de cuñas, inicialmente será responsable el conductor, como es habitual en el caso del aseguramiento de la carga.



Por esta razón, su personal de transporte siempre debe ser incitado a comprobar el aseguramiento de la carga antes de iniciar el viaje conforme a una lista de comprobación clara. En caso de emergencia, esto ahorra altos costes y demoras en la entrega.



Plástico o metal: ¿qué material es adecuado para las cuñas para calzar ruedas?



Ambas variantes tienen sus ventajas y desventajas: el plástico no estropea los neumáticos ni la carretera, y también es económico. Sin embargo, la capacidad de carga y la resistencia del material son limitadas. En esto último lleva ventaja el metal, pero por otro lado este cuesta más y supone un mayor deterioro para la carretera y el material de los neumáticos.



Como siempre en el aseguramiento de la carga: observe las normas y asegúrese de seleccionar las cuñas exactamente para el vehículo y la carga correspondientes. Para furgonetas o coches muy pequeños, las cuñas de plástico suelen ser suficientes; en cambio, el metal es casi la única alternativa para un camión articulado.