Panta rhei: todo fluye... sobre todo, el flujo de mercancías

2020/05/13

El transporte interno de material bien integrado es un factor de éxito decisivo para obtener una producción fluida.

La aplicación del concepto de Heráclito “Todo fluye” a los procesos de transporte siempre da buenos resultados. Solo cuando los procesos de transporte dentro de la empresa funcionen a la perfección obtendrás exactamente aquello que desees y cuando lo desees.

Y cuando todo fluye como debe fluir, podrás disponer constantemente de nuevos productos como, p. ej., dispositivos de transporte inteligentes que establezcan referencias innovadoras y mucho más eficientes para el desplazamiento fluido de A a B.

Las vías de transporte son tan variadas como los materiales o mercancías que las recorren: anchas o estrechas, cortas o largas, poco o muy transitadas… Elegir la mejor vía que garantice un transporte interno de material bien integrado y adaptado a las necesidades no es tarea fácil; la clave reside en los detalles. Los obstáculos que solemos encontrarnos son, p. ej., un volumen de tránsito elevado, transportes no consolidados, arduos procesos para reembalar o simplemente una flota incorrecta. Al igual que no tiene ningún sentido meterse con un todoterreno por las estrechas callejuelas de un pueblo, tampoco lo tiene circular con un seiscientos por el carril izquierdo de una autovía.

Una de las tareas centrales de las empresas es conseguir una sincronización óptima de todos los procesos en el ámbito del suministro de material intralogístico. Y uno de los factores más importantes para ello es el dispositivo de transporte utilizado y su “hoja de ruta”.

Dejemos una cosa clara desde el principio: lamentablemente, no existe una solución única que se adapte a todos los requisitos del almacén o de otros entornos de trabajo, a todas las rutas de transporte y a todas las mercancías.

¿Cuáles son los mejores dispositivos de transporte para conseguir un flujo óptimo de la mercancías?

Los trenes de arrastre. Estos se componen de un remolcador, de un vehículo industrial y de, como mínimo, un remolque del tren de arrastre, y son perfectos para preparar con mucha frecuencia cantidades pequeñas en aquellos lugares donde se requiere un flujo de material optimizado y tiempos de proceso más reducidos.

Los tipos de transporte, como el tren de arrastre, son fundamentales para la producción “justo a tiempo” y “justo en secuencia”; para ello, los remolcadores mueven carros con una determinada disposición – por la empresa, el hospital, el almacén de muebles o de bebidas – que se equipan individualmente según los requisitos internos. De este modo, se puede transportar una gran variedad de materiales de forma eficaz, rápida y segura, y de paso sustituyen la carretilla elevadora.

Y no solo eso: los recorridos en vacío también se reducen al mínimo con la ayuda de este suministro sincronizado, ya que se pueden transportar juntas diferentes mercancías.

Logística dentro de la empresa wt$

Las principales ventajas de los trenes de arrastre de un vistazo.

  • Mayor capacidad de transporte en comparación con las carretillas elevadoras
  • Agrupación de viajes de transporte
  • Suministro sin apiladoras: reducción de los accidentes de transporte
  • Producción ajustada
  • Reducción del tráfico
  • Reducción de los costes de personal
  • Mayor transparencia y eficacia de los procesos
  • Bajos costes de mantenimiento
  • Reducción del tiempo de reposición de material
  • Reducción de las existencias en las líneas de producción
  • Mayor seguridad de suministro en las líneas de producción y montaje

¿Cuál es el mejor sistema de tren de arrastre para ti?

Antes de integrar trenes de arrastre en los procesos dentro de tu empresa, imagínate de nuevo los casos anteriormente nombrados con el todoterreno y el seiscientos. Está claro que no todos los vehículos pueden circular igual de bien por todas las vías. Por ello, al principio siempre deberías hacer un inventario de las tareas existentes y planificadas. Los siguientes puntos serán decisivos para la planificación subsiguiente y la elección de un sistema de transporte adecuado a tus necesidades:

  • ¿Qué portadores de carga están disponibles y deben transportarse?
  • ¿Cómo deberían transportarse los portadores de carga?
  • ¿Cuáles son las dimensiones y el peso de los portadores de carga?
  • ¿Qué peso total alcanzan cuando están cargados?
  • ¿Son los pasillos lo suficientemente anchos para una carga y descarga sin problemas?
  • ¿Deberán circular por pendientes o rampas? En caso afirmativo, ¿cuán pronunciada es la pendiente?
  • ¿Es necesario adaptar los procesos de trabajo?
  • ¿Está previsto circular en un solo sentido o también en sentido contrario?
  • ¿En qué condiciones está el suelo?
  • ¿El tren de arrastre se empleará únicamente para el tráfico dentro de la empresa o también fuera de ella?
  • ¿Con qué frecuencia de ciclo se necesita el material?
  • ¿Hay requisitos especiales para el transporte de su portador de carga, p. ej., en cuanto a la entrada de suciedad, la capacidad de descarga eléctrica o la protección de la carga?
Logística dentro de la empresa wt$

En función de tus respuestas podrás identificar las vías de transporte óptimas para ti, asignar de forma lógica los vehículos a las vías de tránsito, planificar rutas aprovechando los recursos y la capacidad disponibles y elegir el sistema de tren de arrastre perfecto para tus necesidades. Pero atención: en las siguientes circunstancias existen ciertos límites aplicables a los trenes de arrastre de grandes dimensiones.

Límites técnicos

No conviene o no es posible usar trenes de arrastre cuando la mercancía a transportar es demasiado grande o pesada para los sistemas usuales. Esta solución también se ve limitada por factores externos como, p. ej., vías de tránsito accidentadas o demasiado estrechas, o bien accesos difíciles a las estaciones de carga y descarga.

Límites de rentabilidad

Desde el punto de vista económico, no siempre es rentable el uso de un tren de arrastre. Este es el caso, p. ej., en caso de distancias cortas o de una gran necesidad de material que a su vez no requiera agrupación. Aquí no merece la pena componer un tren de arrastre si implica gastos elevados. La solución más económica en estos casos será un transporte con apiladoras o con una técnica de transporte instalada de forma fija (p. ej., vías de rodillos).

Desde Amazon directamente hasta el almacén de bebidas de Bodenheim a orillas del Rin.

Logística dentro de la empresa wt$

En almacenes de grandes dimensiones como, p. ej., el que tiene el líder mundial de ventas a distancia, también se emplean remolcadores grandes con remolques que pueden desplazar múltiples cargas y conseguir que las piezas sueltas lleguen a su destino. Sin embargo, estos enormes vehículos de transporte interno no siempre son prácticos: en el almacén de bebidas de Bodenheim a orillas del Rin o en la fábrica de muebles Braunschwaik, estos dispondrían de poco espacio para maniobrar o no se les daría un uso tan frecuente.

Aquí conviene más emplear remolcadores más pequeños con remolques. Estos minidispositivos remolcadores no disponen de puesto para el conductor (ni sentado ni de pie) sino que se desplazan manualmente tirando de ellos o empujándolos. Pero no te preocupes, para ello no se requiere el empleo de fuerza, ya que el accionamiento de marcha integrado se encarga de realizar el trabajo pesado. Los empleados pueden andar cómodamente junto al miniremolcador y maniobrarlo fácilmente durante el trayecto. Así pueden desplazarse mercancías de forma fácil y segura en trayectos cortos y suelos planos incluso cuando el espacio es muy reducido.

Gracias a sus dimensiones compactas, los miniremolcadores también son ideales para rellenar mercancías en la producción o en supermercados, así como para el transporte en aeropuertos y hospitales. Los carros o remolques se intercambian fácilmente para adaptarse de forma rápida y flexible a distintas tareas. Su reducido peso permite emplear los remolcadores incluso en pisos intermedios. A veces también pueden utilizarse al aire libre cuando, por ejemplo, hay que maniobrar un remolque de automóvil.

Lo bueno y potente no siempre tiene que ser grande.

Cuando lo que de verdad importa es el tamaño y la flexibilidad, tenemos la mejor solución para ti: un remolcador eléctrico de primera calidad que nosotros mismos llevamos tiempo usando en nuestro almacén con excelentes resultados. ¡Hazte ahora mismo con un TAKKTOR T2000 de KAISER+KRAFT y no te arrepentirás! Este remolcador eléctrico dirigido por lanza está equipado con acoplamiento y cargador, y ofrece una carga máx. de 2000 kg. Y lo mejor de todo es que no se necesita ningún carnet de conducir para usarlo.

Descubre más detalles sobre esta solución que aúna la potencia y velocidad de los remolcadores eléctricos y todas las propiedades de nuestros carros para conseguir manipular fácilmente el material en vías de tránsito estrechas.

Con nuestra combinación de remolcadores eléctricos y carros, adaptada a las tareas específicas, podemos ofrecerte también soluciones personalizadas. ¡Consúltanos, estaremos encantados de asesorarte!